Audio de fondo

Audio: Jordi Clavet

Prensa

El Cultural

Crítica de Elena Costa | Marzo 2017

Era cuestión de tiempo: tras el éxito mundial de H de Halcón, de Helen Macdonald, y de El Azor, de T.H. White (ambas publicadas en España por Ático de los Libros), el lector interesado en las rapaces echaba de menos una novela sobre nuestra águila imperial. El periodista y traductor Iñigo Javaloyes (Bilbao, 1966), experto en cetrería, asume esa presa desde las primeras páginas con intensidad, talento y un castellano enriquecido con términos en vías de extinción.
Conviene dejarlo claro: en su primera novela para adultos (es también autor de Tortuga Número Cien, Everest 2005) Javaloyes no se convierte a sí mismo en protagonista, no enseña, como MacDonald, como domar el dolor amaestrando un halcón, ni retrata, como White, su fracaso intentando amaestrar un azor. No. Javaloyes da voz, sin imposturas, a un águila imperial, Helíaca, hija del Gran Adalberti, desde que rompe literalmente el cascarón hasta la libertad, tras un primer vuelo eléctrico y desdichado. Sin caer en buenismos absurdos, las águilas (y las urracas, buitres, gorriones) del relato no se humanizan como si de una película de Disney se tratara, sino que se reivindican como seres salvajes acosados por un entorno cada día más hostil y por el mayor depredador del mundo, el ser humano. Elena Costa

Yo, Helíaca, una novela épica sobre el ave más amenazada del mundo

LanguageCare – BOSTON | Octubre 2016

LA AFICIÓN A LA ORNITOLOGÍA no ha dejado de crecer durante los últimos veinte años en toda España, generando, de paso, un gran caudal de conocimiento en guías de campo, blogs y todo tipo de publicaciones. Sin embargo, la narrativa en español ha tardado en responder a esta pujante pasión científica con una obra puramente literaria. Iñigo Javaloyes (Bilbao, 1966) ha hecho una incursión en este territorio poco visitado de las letras españolas con Yo, Helíaca: la odisea de un águila imperial, una obra pionera en la ficción sobre la naturaleza de España, inspirada en más de cuarenta de años de observación, que conjuga la pasión por las aves con el amor por la lengua española.

Generalmente, la literatura sobre animales nos llega del mundo anglosajón. La referencia más inmediata es la deslumbrante H is for Hawk (2014), un relato autobiográfico donde la poeta Helen MacDonald (Chertsey, 1970) indaga en sus conexiones espirituales con Mabel, su azor de cetrería. Formalmente, Yo, Helíaca encaja más en el molde de Juan Salvador Gaviota, dado que ambas recurren a animales personificados. Ahí acaban las semejanzas: Yo, Helíaca no es una novela new age, sino un relato épico sobre la predación y la intemperie. Calificada por el propio autor como “la autobiografía panorámica de una rapaz”, Yo, Helíaca concatena en una historia compacta los desafíos que afronta un águila imperial: desde la reducción del hábitat y las electrocuciones en tendidos de alta tensión, hasta los venenos y la caza furtiva.

En su dimensión alegórica, esta novela de predación, supervivencia y campo trata también sobre la soledad, la libertad y el sentido de la propia existencia. Helíaca vuela sin saber a dónde va o qué busca, y sin dejar de preguntarse cuál es su misión en el mundo. Su duda ontológica se va resolviendo a través de los personajes que se cruzan en su camino: desde Rogelio, un “águila moderna” para quien volar “quizá no sea tan necesario”, hasta Jara el azor, la gran maestra del bajo vuelo que dará a la heroína sabios consejos de caza y vida.

La edición de esta obra ha estado dirigida por el propio autor, con la colaboración de Julio Luengo, y se puede adquirir por Amazon o en la propia web de la novela (yoheliaca.com). Iñigo Javaloyes es periodista, traductor y escritor. Inició su carrera profesional como corresponsal de ABC en Nueva York y posteriormente trabajó en la producción de libros de texto. En 2005 publicó Tortuga Número Cien (Everest) de la que se imprimieron más de una decena de ediciones. Javaloyes vive con su mujer y sus tres hijos adolescentes en el Noroeste de Estados Unidos.